Memoria

14/11/2017

Memoria

“¡Ay, Carmela!” no es la obra favorita de José Sanchís-Sinisterra, pero sí la que más alegrías le ha dado, y no es para menos. “¡Ay, Carmela!” es sin duda el más claro ejemplo de Teatro Español de la Democracia, con ella, por fin se empieza a hablar de los olvidados durante 40 años, de los que descansan en las cunetas. Se habla de víctimas y a los verdugos se les presenta como lo que son: eso, verdugos. Sanchís-Sinisterra en su valentía, propia de los que vivieron la Transición y los Años 80 (la obra se estrena en el año 86) dice la verdad, en una época en la que nadie se atrevía a decirla y aún encima lo hace de manera divertida pero certera. Fernando Soto aborda la dirección de esta versión cuando se cumplen 80 años de la Toma de Belchite (momento y lugar de la obra) y lo hace con el máximo respeto al texto y a la intención del autor. De hecho, apenas hay nada nuevo con respecto del original, tal como la hace Soto, es como se la podría haber imaginado Sinisterra.

La escenografía y la utilería, sencillas, unas sillas, la bandera republicana, el gramófono y un panel que hace las veces de pared de fondo del Teatro Goya de Belchite, donde sucede la obra. Creo que ese panel, impide más que ayuda. Muchas veces la acción sucede detrás de él y eso hace que la acústica sae deficiente y el público se pierda lo que Paulino y Carmela hablan entre bambalinas. El resto, es sencillo pero efectivo, menos es más. En esta obra lo principal son los actores, la historia y los miles de muertos que refleja. Soto y Sinisterra se ponen al servicio de las víctimas y trabajan para que no nos olvidemos de ellos. Si todos vamos a ver esta obra, los muertos a los que Carmela ve “ahí” nunca se borrarán del todo, y es que, en palabras de Sinisterra por boca de Carmela: “Hay muchas maneras de estar muerto, igual que hay muchas maneras de estar vivo”.

Cristina Medina (a la que el papel de Crmela le viene como un guante) y Santiago Molero encarnan a la pareja de la obra. Medina lo hace con verdad y con su tan característico toque de humor. Con su Carmela, Medina se come el escenario, poco a poco, más floja durante el inicio y va subiendo, va subiendo. Molero por su parte se mantiene más plano durante toda la obra , aunque ofrece un contrapunto sólido a Carmela.

Esta obra, lamentablemente, sigue siendo muy vigente, no hay que olvidar lo que pasó y hay que saber que todavía estamos a tiempo de ser justos. Carmela siempre volverá para recordarnos lo que sucedió.


Todo lo que necesitas para ir al teatro

Cartelera /

Ay, Carmela

Ay, Carmela

Ay, Carmela se presenta en Madrid con Cristina Medina y Santiago Molero, dirigidos por Fernando Soto.

SINOPSIS

Ay, Carmela es un canto a la supervivencia, a la dignidad del ser humano, un suspiro, un dolor encerrado en un “ay”, es una historia contada desde los ojos de Paulino, un muerto en vida que necesita aferrarse a la idea de que la aparición de Carmela, una muerta que vuelve a la vida, es real y de que el espectáculo debe continuar sea como sea.

El deseo de esta propuesta de Fernando Soto es poder sumar algo nuevo a un texto que de por sí es de una belleza y una grandeza que lo han convertido en un clásico de nuestra dramaturgia contemporánea.

Vídeo

Fotos

Ay, CarmelaAy, CarmelaAy, CarmelaAy, CarmelaAy, Carmela

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

Sé el primero en dejar tu valoración.

Deja tu valoración

Tienes que estar registrado para poder dejar tu opinión. Puedes registrarte aquí, o puedes entrar a continuación:

Artículos relacionados

Aceptar Este sitio web utiliza cookies propias para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a la página web y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que acepta el uso. Más información: Política de Cookies.