La rebelión de Adela

5/01/2018

La rebelión de Adela

La casa de Bernarda Alba es uno de los textos más bellos del teatro español, y a la vez uno de los más difíciles de extrapolar o descontextualizar. Aún así, con los años ha sido objeto de experimentos diversos, y el de Carlota Ferrer no deja de ser uno ellos. Con respeto, pero con libertad absoluta, Ferrer y José Manuel Mora tejen un texto en el que caben partes del drama lorquiano, pero también partes propias e incluso algunos versos de Poeta en Nueva York. Ahora bien, el texto no es más que una base para que las imágenes -algo tan básico, tan elocuente y a veces tan poco explotado en los montajes de Lorca– cobren vida, ya sea a través de la performance o a través de la danza, la gran y exitosa invitada de esta función.

En esta versión casi todos los personajes están interpretados por hombres, algo que ya se ha hecho en otras ocasiones pero que aquí sirve para enfatizar el mensaje antimachista y crear un juego de espejos realmente perverso. El mismo juego que encontramos con el tema de la lapidación, un momento realmente duro y contundente. Y todo ello para desembocar en una escena final, fuera de la obra, en la que Adela se reivindica como personaje y como mujer. Una escena que para unos sobra y para otros es el colofón que da sentido a la propuesta, maravillosamente interpretada por Eusebio Poncela -una peligrosa y casi mafiosa Bernarda- y un gran elenco formado por actores, músicos y bailarines. Entre estos últimos destacar a Igor Yegra, en el doble papel de la abuela y de Pepe el Romano, y a Guilermo Weickert. En definitiva, un espectáculo bello y original que no pretende ser un Lorca al uso pero que se acerca a su espíritu con el calor que provocan las coreografías y la música en directo.


Todo lo que necesitas para ir al teatro

Cartelera /, , ,

Esto no es La Casa de Bernarda Alba

Esto no es La Casa de Bernarda Alba

En Esto no es La casa de Bernarda Alba nos hallamos ante la búsqueda de un discurso feminista radical, es decir, que intenta viajar a la raíz: al poner en boca de hombres actores y bailarines las palabras de Federico (en numerosas ocasiones sus personajes manifiestan el deseo de ser hombres para poder gozar de libertad) se evidencia la fragilidad de la mujer ante la visión dominante del orden heteropatriarcal y su gestión del mundo a través del miedo.

Esto no es La casa de Bernarda Alba es una paradoja en homenaje a Magritte.

SINOPSIS

Se abre el telón. En un museo se exhibe la obra La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca. Un conjunto de hombres artistas construye una serie de instalaciones plásticas y escenas performativas a partir de la fábula que nos legó el poeta, encarnando los roles femeninos y desafiando así la norma establecida de que los personajes femeninos han de ser interpretados por mujeres.

En el fondo, nuestra visión de La casa de Bernarda Alba en su envés, Esto no es La casa… propone un canto a la libertad desde la imaginación creadora donde se fusionen Imagen, Poesía, Música y Danza.

Carlota Ferrer y José Manuel Mora

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

Sé el primero en dejar tu valoración.

Deja tu valoración

Tienes que estar registrado para poder dejar tu opinión. Puedes registrarte aquí, o puedes entrar a continuación:

Artículos relacionados

Aceptar Este sitio web utiliza cookies propias para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a la página web y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que acepta el uso. Más información: Política de Cookies.